AFRICAENCINE

Para los amantes del cine y la cultura africana…

EMPEZANDO BIEN EL AÑO: de PREMIOS y ESTRENOS con tintes “africanos”

Muchos aguardábamos con ansia la segunda aparición de Ricky Gervais en los Globos de Oro, necesitados como estamos de empezar este tan temido 2012 con una buena dosis de humor del bueno teñido de irrespetuosas mala leche. Más de medio millón de visionados de su monólogo de apertura en Youtube cuando ni siquiera habían pasado 24 horas de su emisión en antena así lo atestiguaron. El cómico, productor y actor inglés complació en esta ocasión sin sorprender, halagando con esa irreverencia tan conocida por sus seguidores, aunque demasiado encorsetada por las exigencias de un guión muchos menos rotundo e incisivo que el del año anterior. La explicación es sencilla: la apuesta de la organización por esta figura mediática dos años consecutivos ha conseguido relanzar el evento, dando mayor visibilidad a la que es considerada la antesala de los Oscars, espacio desde el que aventurar posibles candidatos y premiados para cuando la alfombra del Kodak Theatre se vuelva a desenrollar en poco más de un mes.

La gran noticia de la noche, además del premio Cecil B. Demille a Morgan Freeman por el conjunto de su trayectoria profesional de manos de Sidney Poitier (puro simbolismo), ha sido el galardón que Idris Elba ha obtenido como mejor actor de miniserie por Luther (BBC). Hasta esta edición de los Globos de Oro se le habían ido resistiendo éste y otros premios similares, incomprensible para los que hemos podido disfrutar de su carismático trabajo en The Wire como Stringer Bell. Este año 2011 ha sido de lo más fructífero para este británico de ascendencia africana occidental (madre ghanesa y padre de Sierra Leona emigrados al Reino Unido), pues ha estado de lo más presente en la pequeña y en la grande pantalla. A nadie sorprende la verdadera razón de ésta y tantas otras celebraciones: reconocimiento de lo ya compartido por los amantes del audiovisual, o ratificar lo que críticos y público (o, tristemente y en demasiadas ocasiones, sólo los índices de audiencia) ya sabíamos. Premio tardío aunque incuestionable, que incide en este ascenso en la visibilidad mediática que Idris ha ido escalando hasta encontrarse en la actualidad dentro del mazo que se baraja para el papel protagonista en la próxima entrega de James Bond.

Una mujer acompañó en el auditorio californiano a Freeman y Elba, Octavia Spencer, quien recibió el premio a la mejor actriz de reparto, por la archipremiada película The Help (Criadas y señoras, 2011), que ha ido arrasado allí por donde se la ha convocado.

Además del reconocimiento al trabajo de actores y actrices de ascendencia africana por parte de la prensa extranjera en su 69ª edición, Ricky Gervais no dejó de hacer alusión a Eddie Murphy y The Help, en sintonía con lo que todavía sigue siendo una necesidad en el mundo del cine actual: crear un espacio de igualdad para profesionales sin importar cual sea su ascendencia y reconociendo la importancia numérica y artística del colectivo africano.

Hace apenas una semana, Francia había premiado en la 17ª edición de los Premios Lumière a un actor de ascendencia africana, Omar Sy. En la que se considera la gemela gala de los Globos de Oro americanos se dio un caso único: el joven Sy superó a su compañero de reparto en la película Intouchables por la que había sido nominado, el famoso François Cluzet, el cual ni siquiera entró en competición por el premio a pesar de dar vida a un tetrapléjico inspirado y bohemio. Incluso el actor Jean Dujardin salió perdiendo en esta ocasión frente a Omar Sy.  El protagonista de The Artist, película francesa que parece no encontrar rival allí donde se la convoca, se quedó en esta ocasión sin premio, aunque seguro que en sucesivos eventos cinematográficos conseguirá subir al estrado como mejor actor protagonista, tal y como le acaba de suceder en los Globos de Oro. Intouchables (2011) escrita y dirigida a la par por Olivier Nakache y Eric Toledano, merece entrada aparte, pero para ir abriendo boca quiero apuntar que ha sido el hit en taquilla del año que acaba de cerrarse con 17’5 millones de espectadores en su país de origen: Francia. ¿Qué hubiese pasado si esta película hubiese entrado en competición en California? La ternura, fuerza y humanidad de una historia contemporánea basada en hechos reales, se sostiene en buena medida gracias a la magnífica actuación de Omar Sy, joven de 33 años nacido en Francia de padres africanos de origen humilde y conocido cómico en su país a través del dúo Omar y Fred, con Fred Testot. Aún no se han hecho públicas las nominaciones a los Césars (Oscars en Francia) pero seguro que su nombre resonará otra vez con fuerza en unos meses.

Siguiendo por este repaso a premios cinematográficos conocidos y radiados planetariamente hoy mismo se han desvelado las nominaciones a los BAFTA (British Academy of Film and Television Arts), con interesantes coincidencias y novedades: la cinta The Help vuelve a posicionarse de manera central. Empezando en 1985 con la película de Spielberg El color púrpura, Hollywood nos ha venido ofreciendo cada cierta cantidad de años una historia clásica de colaboración de clases y solidaridad femenina en los años previos al reconocimiento de la igualdad de derechos en los USA. Haciendo uso de los mejores ingredientes melodramáticos para complacer al público y situando la acción en un tiempo lejano que evita en buena parte el análisis comparativo con el presente, la comunidad negra se presenta al mundo sin peligro y bien domesticada. Se trata de un largometraje sin pretensiones formales pero muy bien interpretado, lo que ha vuelto a ser reconocido en los BAFTA con varias nominaciones: de nuevo como mejor actriz de reparto a Octavia Spencer, acompañada por Viola Davis por su papel protagonista. No acaban aquí sus nominaciones, habiendo sido convocada también como mejor película y mejor guión adaptado. La mucho más interasante Shame, de Steve McQueen, aparece en el apartado de mejor película británica y como mejor cortometraje también ha sido llamada la joven zambiana Rungano Nyoni por Mwansa the Great (2011).

A la espera de que el próximo martes se hagan públicos los actores y profesionales del mundo del cine que acudirán al Kodak Theatre de Los Ángeles el 26 de febrero, parece que podríamos tener una representación interesante de actrices y actores negros en esta ocasión.

¿Qué conclusión podemos aventurar de esta retahíla de premios y nominaciones? Los mitómanos y cinéfilos a la antigua usanza se frotarán las manos y los más escépticos pasarán, sin prestar mucha atención, sobre estas líneas. Otros, sabiendo la importancia del papel de la prensa en la producción cinematográfica, se detendrán más cuidadosamente a leer en los márgenes, evitando dejarse alagar por porcentajes y rostros fotogénicos. El espacio de reconocimiento y visibilidad que, poco a poco, han ido consiguiendo actores, actrices y realizadores de ascendencia africana en los últimos años parece imparable en la actualidad. La calidad de su trabajo va dando sus frutos, en buena parte debido a la lacerante carencia de una producción audiovisual donde la comunidad africana se viese representada de manera fiel, sin tener necesariamente que acudir a productos sectoriales donde sigue prevaleciendo el uso del estereotipo y donde resulta casi obligado el servirse de un humor caracterizado por exagerar y repetir sin fin lugares comunes. Se diversifican propuestas y se incluyen actores y actrices negros en papeles protagonistas hecho que, hasta hace muy poco, parecía impensable.

Tomemos a Idris Elba como ejemplo: para poder interpretar al más complejo detective de la policía londinense desde hace décadas hubo de estar a las órdenes de Tyler Perry de manera más que honrosa en una cinta que sólo se salva por su actuación (Daddy’s Little Girls, 2007), fue un gángster de los bajos fondos de Baltimore en The Wire, e hizo su aparición como mafioso sin escrúpulos de Botswana en The Nº 1 Ladies Detective Agency. (Vid post previo en este blog). Para los que se encuentren en este grupo de espectadores-lectores susceptibles recomiendo, si aún no lo han hecho, acercarse al cine a ver Intouchables y Shame, esperar a que The Help sea emitida en televisión y correr a hacerse con Luther. Sin premios como The Wire, se queda la gran serie producida por HBO del mismo autor Treme, sobre la vida a través de la música en la Nueva Orleáns post-Catrina, que elogio sin tapujos por su gran calidad visual, narrativa y de interpretación. En el caso de que estéis buscando humor inteligente y sin complejos y aún no conozcáis Community, de los creadores de la mítica Arrested Development, no esperéis a que todos hablen de ella dentro de unos años: las citaciones a temas contemporáneos y el juego con los géneros audiovisuales es puro placer para disfrutar en acto en la que es ya su tercera temporada. ¿Se me queda algo más en el tintero? Seguro, pero, ya que estamos bien instalados en la cuesta de enero, hoy sólo me atrevo a ofrecer un pequeño muestrario…

Beatriz Leal Riesco

Philadelphia (18/01/2012)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 17, 2012 por en Cine y etiquetada con , , , , , , .

No sólo cine africano; cultura, música, arte, literatura y cine, mucho cine…

Categorías / Categories

Archivo / Archive

A %d blogueros les gusta esto: