AFRICAENCINE

Para los amantes del cine y la cultura africana…

AUGUST SANDER and SEYDOU KEÏTA: Portraiture and Social Identity. O “Fuga a tres voces de August Sander, Seydou Keïta y Virxilio Viéitez”. (The Walther Collection Project Space, NYC).

Soy mujer, historiadora del arte, gallega residente en los Estados Unidos, persona apasionada por África… En ocasiones tengo la ilusión de que este cóctel me protege de mis propias reacciones ante ciertas obras de arte, esas pocas que me hacen viajar al encuentro de un recuerdo que creía hace tiempo sepultado. No puedo ni deseo evitar mirar a través del filtro de mi propia identidad, en especial cuando me ataca imprevisiblemente fuera de todo contexto, tal y como me sucedió el miércoles pasado, cuando asistía en Manhattan a la conferencia inaugural sobre la exposición de los fotógrafos August Sander (1876-1964) y Seydou Keïta (1921-2001), el segundo montaje de The Walter Collection en su nuevo espacio en el paradigmático West Chelsea Arts Building. Incapaz de arreciar, la lluvia nos acompañaba desde la ventana, de la mano de una oscuridad que traía ecos de otro tiempo, olvidados ya por la omnipresencia del neón y las vibración de las pantallas de nuestros incombustibles ordenadores. Conocía la obra de Sanders y la de Keïta, había visto buena parte de los originales con anterioridad y reflexionado acerca de sus relaciones con fotógrafos coetáneos de fama internacional y, sin embargo, la evidencia de su relación con Virxilio Viéitez (1930-2008) nunca había sido tan nítida. No había duda: Keïta era el ingrediente que por fin me permitía entender a los tres en toda su magnitud. El fotógrafo maliense se convertía en el eslabón perdido de una cadena imperfecta entre el artista de la ruralidad gallega de los años 50 y el autor de Antlizt der Zeit, retratista analítico de la sociedad alemana de principios de siglo.

La ilusión de asistir a una conversación sobre arte moderno en un palacete barroco de mi tierra natal crecía al ritmo cadencioso de los comentarios que el coleccionista Arthur Walther y las especialistas invitadas, la profesora de arte y fotografía de la Universidad de la Nueva York (NYU) Shelley Rice, y la curadora de arte contemporáneo del Museum for African Art, Lisa Binder, hacían sobre el espacio expositivo, las obras allí reunidas y los responsables de su paternidad. Empeñados en crear y justificar el esfuerzo de todas las partes implicadas, pero sin las herramientas analíticas o la entrega necesaria que cabría esperar de tan destacados presentadores, el homogéneo grupo allí reunido se entregaba dócilmente a la celebración del que sabían un evento único, incluso para un escenario del dinamismo artístico de Nueva York: las obras de un fotógrafo africano contemporáneo en diálogo con la serie más famosa de uno de los iconos de la fotografía moderna: August Sander.

Poco más de un año atrás (junio de 2010), la familia Walther, poseedora de una impresionante colección de fotografías y videos contemporáneos con especial acento en artistas activos en Asia y África, había decidido abrir las puertas de la que es su casa matriz en Neu-Ulm/Burlanfingen, Alemania. Los cuatro edificios que la conforman se sitúan en un enclave de resonancias histórico-artísticas, pues a pocos kilómetros se encuentran los edificios abandonados de la Hochschule für Gestaltung (HfG, o Escuela de Diseño de Ulm, cerrada desde 1968), heredera directa de los movimientos de resistencia durante el Nacionalsocialismo y representante destacada de la experimentación de postguerra. La apuesta por el intercambio entre creadores a través del diálogo de fuerte base social, la necesidad de integrar el diseño en la producción en masa de objetos y edificios, así como el énfasis dado a la cultura visual que estaba asentándose y caracteriza nuestras vidas presentes, son algunos de los rasgos distintivos de aquella institución. Todos ellos permeaban la charla introductoria de Arthur Walther el día 7 de diciembre, así como los tres objetivos marcados por la familia desde que comenzase su andadura en el mundo del arte: coleccionar, exhibir y publicar. Para la inauguración alemana se creó una ambiciosa exposición de fotografía curada con esmero por Okwui Enwezor: Events of the Self: Portraiture and Social Identity, conjunto de obras de tres generaciones de artistas y fotógrafos africanos alineados junto a una selección de fotógrafos modernos y contemporáneos alemanes. La calidad de las obras allí reunidas y la sensibilidad en la selección explican que hayan formado parte de  Paris Photo 2011 y que  tanto la muestra como su catálogo hayan sido objeto de loa a nivel internacional; ejemplo de ello algunas de las fotografías que se pueden ver hoy día en Manhattan.

The Walther Collection Project Space neoyorquino abrió un año después (15 de abril de 2011) con la intención dar a conocer la colección al público americano y establecer puentes de diálogo entre continentes. Para el evento se seleccionó una serie de fotografías de la sudafricana Jo Ractliffe titulada As Terras do fin do mundo las cuales retratan el territorio angoleño tras décadas de conflicto armado, decisión acertada debido al éxito internacional de la autora y dado que en ese mismo momento algunas obras de la misma estaban siendo exhibidas en el MOMA como parte de la exposición Impressions from South Africa: 1965 to Now (marzo a agosto de 2011).

Mientras sigue en marcha la segunda gran exposición alemana, Appropriated Landscapes (abierta el 16 de junio del presente año) ideada en esta ocasión por Corinne Diserens y cuyo objetivo es explorar a través de fotografías y videos los efectos que la migración, la memoria, las tradiciones, el clima, las guerras, el trabajo y los nuevos medios de explotación humanos han causado en los paisajes de África del Sur, desde el otro lado del océano se ha optado por reunir a Keïta y a Sander, presentes en la muestra inaugural de Ulm. Según su curador Okwui Enwezor: “La importancia de este diálogo entre Sander y Keïta es mostrar dos momentos contrapuestos del siglo XX y las implicaciones culturales de la fotografía a la hora de evaluar los cambios en marcha en cada una de las sociedades representadas […] Cuando observamos los retratos, las poses y los gestos que adoptan los que están sentados ante la cámara se nos sugiere la idea de que estos individuos modernos son testigos, a la vez que participantes, de la construcción de narrativas históricas”.

Y en este proceso de construcción y testimonio de una narrativa histórica sepultada bajo los ropajes de los discursos oficiales es donde resonaba la ausencia de Viéitez; en un territorio periférico de la periferia: las aldeas gallegas de los años cincuenta. Fueron éstas microcosmos endogámicos de la dura posguerra española, parte de una España autárquica y migratoria, miserable en su aislamiento mientras sufría las llagas del lacerante contacto con ese otro mundo (re)conocido del que deseaba formar parte a través del océano, en conflicto interno entre la vida tradicional de una nación que sufría siglos de oscurantismo y represión desde Madrid y los exuberantes ecos de la modernidad que se filtraban a cuentagotas en ese espacio temporal anclado en lo medieval, en una encrucijada individual y social que aún hoy es evidente para quien se adentra en parroquias despobladas del interior lucense. Los conceptos de encrucijada y cambio histórico social son los que permiten poner frente a frente a Sander, Keïta y Viétez, o, mejor dicho, a los alemanes de preguerra, a los malienses de la bulliciosa Bamako y a los paisanos del rural gallego en los años cincuenta.

Fueron esos tres momentos, donde los espacios y sus gentes adquieren protagonismo esencial, instantes contenedores de intensas pulsiones de conflicto y cambio social, en los que se empezaron a desarrollar los temas que serán principales a la hora de crear el mundo que ahora habitamos: la población en tránsito, las emigraciones por motivos económicos, políticos, humanitarios o ecológicos, la tecnología y el poder de la imagen, la necesidad de adecuarse a las expectativas y hacer alarde del poder económico-social como espejo de una sociedad volcada en el consumo y su publicidad, la integración de la mujer y los problemas de géneros específicos derivados, el crecimiento sin cuestionamiento de las ciudades, su atractivo y el subsiguiente abandono del campo… Los tres artistas, de origen humilde y mirada incisiva, intentan conceptualizar las transformaciones en marcha de sus conciudadanos, viendo fluctuar representaciones de deseo de una identidad en búsqueda, caracterizada por el sueño utópico de lo inalcanzable que tanto Bamako como el rural gallego y alemán perseguían desde sus posiciones marginales. Sin darse cuenta, a través del trabajo de estos convencidos retratistas, el archivo testimonial de unos momentos históricos y de sus protagonistas estaba siendo construido, esperando a que la sociedad estuviese preparada para comprenderlo en toda su amplitud. Haber esperado medio siglo para recuperar a Keïta y Viéitez no parece excesivo si encuentran lugar que siempre han merecido dentro de la historia del arte universal. Nueva York les ha permitido dialogar en acto en las cuatro paredes de la galería de Arthur Walther y desde mis recuerdos, creando un diálogo que se centra en la producción y su contexto sin endiosar obsesivamente a sus creadores. Situándolos cara a cara estamos asistiendo a una manera de trabajar sobre el arte contemporáneo y su difusión cada vez más común en nuestros días, la cual llama a la palestra a actores diversos para diversificar lecturas y provocar el conflicto intelectual y emocional del espectador, obligando a una recepción ampliada de las fronteras del propio objeto artístico.

* A continuación, una selección de obras de Seydou Keïta y Virxilio Viéitez:

SEYDOU KEÏTA

VIRXILIO VIÉITEZ 

* La exposición August Sander and Seydou Keïta: Portraiture and Social Identity ha sido recientemente ampliada pudiéndose visitar hasta el 10 de marzo de 2012, a la que seguirá el 23 del mismo mes Rotimi Fani-Kayode: Nothing to Lose. Ambas en The Walther Collection Project Space, 526 West 26th Street, Suite 718, New York, NY 10001

Para más información sobre los eventos en The Walther Collection en Alemania y Nueva York, se puede consultar su página Web: http://www.walthercollection.com/#/main@home_main

Beatriz Leal Riesco

Philadelphia (16/12/2011)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 16, 2011 por en Arte y etiquetada con , , , , , .

No sólo cine africano; cultura, música, arte, literatura y cine, mucho cine…

Categorías / Categories

Archivo / Archive

A %d blogueros les gusta esto: