AFRICAENCINE

Para los amantes del cine y la cultura africana…

ÁFRICA HOJE: la vitalidad del documental africano llega a Brasil.

La documentalista camerunesa Osvalde Lewat

Como herencia sonora del colonialismo y de la influencia político-económica de los EE.UU. a escala planetaria, es enorme el diferencial entre los países africanos en los que el francés y el inglés siguen empleándose como lengua franca en las transacciones diarias y los estados en los, además de las lenguas nativas, se habla portugués. Esta tendencia es extrapolable a la historia del cine africano considerado como tal, siendo la proporción de películas filmadas en África en francés e inglés infinitamente superior al del resto de idiomas que se encuentran en el continente. Durante décadas, dos fueron las razones esgrimidas por directores y productores cinematográficos para recurrir a lenguas coloniales en detrimento de idiomas originarios: en primer lugar, la gran cantidad de lenguas en África obligaba a subtitular para hacer accesible el filme a públicos diversos, pero la gran tasa de analfabetismo de las poblaciones locales dificultaba tal misión. En segundo lugar y unido a lo anterior, habiendo sido los cines africanos productos subsidiarios de las exmetrópolis coloniales y del circuito de festivales occidentales especializados, el empleo de idiomas familiares al espectador extranjero facilitaba a éste la empatía con historias, temas y personajes. Como consecuencia, la inclinación ha sido la de optar por películas que han despreciado el uso de idiomas nativos salvo casos excepcionales. Ligadas a una misión de liberación nacional, varias voces se alzaron en el pasado contra esta tendencia de legitimación de idiomas foráneos. Es el caso de directores señeros como Sembène Ousmane, Cheick Oumar Sissoko, Djibril Diop Mambety, Gaston Kaboré o Idrissa Ouedraogo, quienes emplearon wolof, mambara, mòoré y otras lenguas de origen africano en sus producciones.

Desde los años noventa estamos asistiendo al uso creativo y colorista de idiomas minoritarios junto a otros de alcance internacional. Se ha producido un cambio, ya que el uso de idiomas nativos carece en la actualidad de una base ideológica de transformación social tan marcada como en fechas previas. Tomando cautelas, podemos considerar la tendencia hacía una igualdad lingüística como una característica creciente de los cines africanos contemporáneos. Si bien la variedad de planteamientos dependiendo del país o director en cuestión impide hacer juicios de valor generalizadores, esta tendencia lingüística niveladora es especialmente visible en el género documental. Siguiendo esa controvertida asunción del documental como trasmisor de “la” verdad en oposición a la ficción, y olvidando una vez más que toda historia es (re)construcción personal de su autor, en muchos documentales africanos se ha encontrado un espacio para dejar hablar a los protagonistas en su propia lengua sin que el público se subleve aduciendo dificultades en su comprensión. Hoy en día, la entrevista y el relato mítico propio de la tradición oral se han convertido en dos recursos fílmico-narrativos constantes del género en África. Es ahí donde encontramos mayor variedad de lenguas y sonoridades, lo cual ofrece una radiografía más acertada de la realidad del continente. La pretendida verosimilitud sonora resultante se ha convertido en un elemento central de legitimación del discurso fílmico del documental el cual ha llegado a la ficción de la mano de directores contemporáneos que empiezan realizando documentales para posteriormente dar el salto a obras de ficción mucho más caras.

No sólo en el aspecto sonoro estamos presenciando un cambio en el género documental africano. La nuevas tecnologías han permitido el acceso a la creación audiovisual a un mayor número de personas en todo el planeta, cuyo resultado más palpable es una ola de artistas que se está sirviendo del documental para crear imágenes, narrativas, formas fílmicas e historias novedosas, y cuya virtud principal es erigirse como alternativas al discurso miserabilista y/o apocalíptico que los medios generales siguen construyendo sobre África. Dentro de una amplia nómina de mujeres y hombres africanos que trabajan en el campo del documental los cameruneses Jean-Marie Teno y Osvalde Lewat, y a la egipcio-libanesa Jihan el-Tahri, merecen mención aparte como sus máximos representantes a nivel internacional. A través de obras complejas y no faltas de contradicciones, estos cineastas obligan al espectador a replantearse sus conocimientos sobre el continente, su historia y sus habitantes, devolviendo una realidad mucho más compleja e inasible del mismo.

ÁFRICA HOJE, la primera muestra centrada en el documental africano en Brasil, ha nacido con la intención de ofrecer una imagen multiforme y con aristas de África al público brasileño. En esta línea se pronuncia Pedro Pimenta, uno de sus curadores: “El documental africano refleja esa diversidad y paradoja de forma honesta. La mirada sobre las realidades del continente por parte de los documentalistas nos ofrece la posibilidad de involucrarnos, sin caer en la demagogia fácil, en la complejidad de un continente que muchos ya apuntan será el continente del siglo XXI”. Para enfrentarse a prejuicios a través de las creaciones de artistas africanos o de extranjeros sobre el continente: “ÁFRICA HOJE surge como una posibilidad única para trazar los múltiples universos africanos, poco o mal conocidos y que están al otro lado del Océano Atlántico en un lugar románticamente llamado por los brasileños como Madre África”, puntualiza la co-curadora Luciana Hees.

La emergencia de Brasil como potencia económica mundial le está permitiendo reforzar sus lazos con sus hermanas africanas a través de varias actuaciones económicas y culturales. En el ámbito cinematográfico, ÁFRICA HOJE se constituye como una propuesta señera que auguramos tendrá continuación en el futuro. Del 15 al 29 de mayo en Río de Janeiro y de 29 de mayo al 3 de junio en São Paulo se podrán ver 24 documentales africanos de procedencia y temática diversa. En palabras de sus organizadores, la productora Mariana Marinho y el cineasta Marco Abujamra: “Esta muestra fue pensada a partir de un gran interés y curiosidad hacia las culturas y expresiones que no siempre son representativas institucionalmente sino más bien originadas por una mirada singular en un contexto no mediático. Hablando de África, continente hermano de referencias oscuras para los brasileños, intentamos proporcionar al público una realidad muy diferente de la que ocupa el imaginario popular a través de películas independientes y de alta calidad, muchas de ellas inéditas en Brasil”. Para conseguir la máxima calidad en la selección de las obras, se ha contado para la curadoría de la muestra con la experiencia de Pedro Pimenta y Luciana Hees, figuras destacadas del festival Dockanema, el que desde su creación hace siete años se ha convertido en el evento de referencia sobre este género cinematográfico en África. Pedro Pimenta tiene una dilatada trayectoria como cineasta y productor en su país, además de ser el fundador y director de Dockanema. Por su parte, la brasileña Luciana Hees es una artista y comisaria versátil con residencia en Mozambique desde el 2003 y directamente involucrada en el festival desde su primera edición en 2005. Estos profesionales han seleccionado 24 obras de diverso metraje, las cuales se proyectarán individualmente durante dos semanas en las dos ciudades emblemáticas brasileñas. A esta ambiciosa programación se añaden sendas charlas el 27 de mayo en Río y el 29 en São Paulo sobre el estado actual del documental africano, las cuales permitirán establecer un diálogo más preciso con el público brasileño sobre estas producciones artísticas injustamente desconocidas. Para profundizar adecuadamente en el tema se contará con la presencia de Luciana Hees, Marco Abujamra y del especialista en cine africano y profesor de la Universidad de Bahía Mahomed Bamba, oriundo de Costa de Marfil. Una oportunidad extraordinaria para acercarse a algunas de las producciones recientes más notables del documental africano y profundizar en la comprensión de las nuevas vías que sus creadores están explorando.

Para consultar en detalle la programación y fechas pinchar aquí.

*Artículo publicado el 13/05/2012 en el periódico GuinGuinBali (www.guinguinbali.com).

*Artículo publicado el 14/05/2012 en el periódico Rebelión (www.rebelion.org).

Beatriz Leal Riesco

Philadelphia (13-05-2012)

About these ads

Un comentario el “ÁFRICA HOJE: la vitalidad del documental africano llega a Brasil.

  1. Mahomed Bamba
    mayo 13, 2012

    el cine africano (o los cines africanos) tiene, en la persona de Beatriz, un de sus mejores criticos, teóricos y pensadores.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

No sólo cine africano; cultura, música, arte, literatura y cine, mucho cine…

Categorías / Categories

Archivo / Archive

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores

%d personas les gusta esto: